Vietnam en tren - El Outlet de los jóvenes viajeros
18282
single,single-post,postid-18282,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.5,vc_responsive
 

Vietnam en tren

hanoi (Medium)

11 mar Vietnam en tren

Este viernes no quiero que te quites la mochila de encima. Después de mi sugerencia de la semana pasada a Camboya hoy le toca a su país vecino, Vietnam. Y el plan sigue siendo el mismo. Es decir, recorrer el sudeste asiático con poco equipaje en los lomos. Te espera el pais más oriental de la península de Indochina que cuenta con 3.000 kilómetros de costa con playas no masificadas y una amplia oferta de eco-turismo que contiene 31 parques nacionales, seis reservas de la Biosfera y docenas de áreas protegidas tanto terrestres como marinas. Además de un patrimonio artístico-cultural, testigo de su pasado bajo la influencia china y francesa, y una extraordinaria gastronomía donde uno no puede irse sin probar la sopa pho.

Vietnam ha sido descrito como dos canastas de arroz unidas por una fina pértiga. Es un buen símil para designar a este largo y delgado país. Las canastas de arroz son Hanoi, al norte, y Ho Chi Minh, al sur, que antiguamente era conocida como Saigón. Siendo la primera la capital del país y el lugar donde se inicia nuestra viaje. Esta ciudad (en imagen el Puente del Sol Naciente) exhibe aún su antiguo encanto, a pesar del ruido que se forma por su caótico tráfico dominado por las omnipresentes motocicletas.

Desde su abarrotada estación de tren parte un expreso varias veces al día que invita a recorrer el país uniendo a las dos ciudades separadas por 1.600 kilómetros. Si coges la línea Hanoi-Ho Chi Minh atravesarás el país de norte a sur. Desde los exuberantes paisajes tropicales dibujados por los arrozales hasta sus derruidas ciudades imperiales. Para terminar en las playas paradisíacas donde se encuentran los resort de lujo situados a orillas del mar del Sur de China.

Si alguna vez durante el viaje te cansas de mirar por la ventanilla puedes levantarte de tu asiento y andar por los vagones del tren. De este modo podrás comprobar la gentileza de los vietnamitas. Además cuando pare en las estaciones tendrás la oportunidad, desde tu ventanilla, de adquirir fruta tropical, bebidas y snacks que te ofrecen los vendedores locales.

El viaje dura 30 horas pero es conveniente bajar del tren en las estaciones de Hue y Da Nang. La primera, a medio camino de la ruta, es la antigua ciudad imperial. En ella se encuentra la ciudad prohibida que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Mientras que, desde Da Nang, podrás hacer excursiones a My Son y Hoi An. En la primera, dentro de las profundidades de la jungla vietnamita, conocerás las mágicas ruinas, datadas en el siglo XIV, de la civilización Cham. Por su parte la segunda es una ciudad perfectamente conservada donde el tiempo se ha detenido por completo.

Si estás pensando en hacer paradas y excursiones lo mejor es comprar los tickets por separado para cada etapa del viaje. La forma más fácil y rápida es online a través de la web oficial. En este enlace te explican cómo hacerlo.

Raúl Sánchez Pool
raulsanpool@yahoo.es

Me llamo Raúl Sánchez Pool y soy periodista. Cuando era un crío quise ser ingeniero geógrafo y pasaba las tardes enteras desplegando mapas. Ahora tengo la oportunidad de abrirlos contigo para seleccionar destinos y proponerte experiencias inolvidables. ¿Te animas?

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.