Descubre los Siete secretos de Bolonia - El Outlet de los jóvenes viajeros
17506
single,single-post,postid-17506,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.5,vc_responsive
 

Descubre los Siete secretos de Bolonia

bologna

10 nov Descubre los Siete secretos de Bolonia

nettunoHaz tus maletas, Lander, porque hoy nos vamos a la ciudad de los estudiantes en Italia, a la Salamanca italiana podríamos decir. Hoy nos vamos a Bolonia. Sin embargo, además de beber Peroni, de comer pizza y de recorrer sus calles en bicicleta, tienes que descubrir los siete secretos que esconde la antigua ciudad medieval. ¿Te apuntas?

No te podemos decir cuál de los secretos de Bolonia será tu favorito, pero para que tengas un poco más fácil encontrar los siete te vamos a decir dónde están… por ser tú. Lo primero que tienes que saber es que esta ciudad también es conocida como “la piccola Venezia” porque cuenta con varios canales de agua subterránea. Sin embargo, no se parecen a los de Venecia, y además terminaron por desaparecer bajo los cambios urbanísticos. No obstante, aún puedes disfrutar de un tramo del Canalle delle Molline, el canal que sobrevivió (ha sonado muy a Harry Potter, sí), desde la apertura del muro La Finestrella. Tendrás que asomarte a él en Via Piella, a la altura del número 18.

El segundo secreto tiene una leyenda detrás de él. La historia de Las tres fechas cuenta que tres hombres querían matar a un boloñes disparándole flechas a través de una ventana. Sin embargo, se despistaron al ver por otra ventana a una mujer desnuda. Y claro: italianos, mujeres… las flechas acabaron clavadas en una viga de madera. Si buscas bien las encontrarás en Strada Maggiore, a la altura del pasaje Corte Isolani.

El carácter italiano también queda patente en nuestra tercera parada: Los atributos de Neptuno. Junto a la Piazza Maggiore está la fuente más famosa de Bolonia, la Fontana de Nettuno, sin embargo, la estatua que se ve hoy día no corresponde a la idea original de su creador: Giambologna. El famoso escultor tuvo que reducir el tamaño de los atributos del Dios del Mar, dado que la Iglesia no los consideraba decorosos. Así que Giambologna lo hizo, pero a su manera: si miras al suelo cerca de la entrada de la Salaborsa hay una baldosa de un color distinto. Desde ella verás el efecto óptico que el escultor planeó: el dedo pulgar de Neptuno emerge desde su vientre dando la sensación de ser un miembro viril a media asta.

Pasando el ecuador de los secretos nos quedamos en la Piazza Maggiore para escuchar, literalmente, el cuarto secreto: en los pórticos del Palazzo del Podestà, bajo la Torre dell’Arengo, están las estatuas de San Doménico y de San Petronio. Justo entre ambas se encuentra El arco de los susurros: el techo abovedado provoca que al hablar de cara a la pared bajo uno de los dos santos, tu voz se oiga perfectamente junto al otro busto. Así es como confesaban los sacerdotes a los leprosos.

diabloEl quinto secreto, en la Via Independenza está el Canton de’ Fiori, junto a los pórticos bajo la Torre Scappi, hay un fresco que dice “El pan es vida, el cannabis es protección, el vino es alegría, y es que esta droga era una sustancia permitida en la antigua ciudad medieval.

El penúltimo de los secretos boloñeses es poder ver el sol por un agujero. Es decirme, si aprovechas desde este mes hasta noviembre y viajas a Bolonia tienes que acercarte a la Basílica de San Petronio para disfrutar de la mayor meridiana del mundo. Cuando el Sol está en la zona más alta, se filtra por un pequeño agujero y traza una línea de luz que nos indica la fecha. La tecnología punta italiana del 1655.

Por último, nos despedimos de Bolonia con… el diablo. Según la leyenda, en la Piazza Santo Stefano vivía una de las familias más poderosas de la ciudad, pero parece ser que no hacían más que discutir entre ellos. Un día, el padre encargó que se esculpieran los rostros de todos los miembros de la familia en la fachada del palacete y el arquitecto, entre unos y otros, esculpió La cara del diablo. Quién sabe si se representa a un miembro de la familia o si así se quería representar el “amor” que se tenían.

 

Elena González Blázquez
elenalandmefar@gmail.com

Tengo apellidos, pero puedes llamarme Elena. Voy a ser una de tus guías turísticas en este blog tan particular, pero que conste que a mis 23 años sigo sin saber leer un mapa como es debido. Para dudas, ruegos, lloros o preguntas puedes escribirme a: elenalandmefar@gmail.com

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.