Paso del Ecuador en La Habana - El Outlet de los jóvenes viajeros
18117
single,single-post,postid-18117,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.5,vc_responsive
 

Paso del Ecuador en La Habana

capitolio_la_habana (Medium)

12 feb Paso del Ecuador en La Habana

Muchos os acordaréis de los viajes de fin de carrera o del paso del Ecuador. Incluso alguno de vosotros puede que lo esté preparando ahora o esté a punto de embarcarse cuando lea estas líneas. Uno de los destinos más demandados para este tipo de viajes ha sido siempre Cuba y su capital La Habana.

Sea o no éste el motivo del viaje, volar hasta la urbe más grande del Caribe supone llegar a una ciudad detenida en el tiempo que sirve de entrada para conocer esta isla caribeña de clima tropical. Sus edificios, calles y ambiente destilan un aroma especial como podrás descubrir al pasear por el Malecón tomando el pulso a la ciudad.

El Malecón es el paseo marítimo de La Habana. Es uno de los símbolos de la ciudad con sus ocho kilómetros de longitud. Empieza en el distrito del Vedado y conduce hasta La Habana Vieja. Pasear por él permite contemplar el tráfico que surge desde los seis carriles de su gran avenida. Fue diseñado a principios del siglo XX como paseo marítimo de recreo para las clases medias. Más tarde el Malecón se expandió rápidamente hacia el este con una ecléctica arquitectura que combinaba el estilo neoclásico con el art noveau.

Sin embargo, las esencias de la ciudad se guardan en el entramado de calles de La Habana Vieja que conservan el sabor, los colores y los acordes del son cubano. Entre los viejos edificios coloniales se adivina el esplendor que tuvo la ciudad en un pasado no muy lejano. La calle Obispo, que parte desde la plaza de Armas y se extiende hasta la avenida del Puerto, es una calle llena de color donde podrá saborear el ambiente de la ciudad en sus numerosos bares y restaurantes. En este sentido, puede seguir los pasos del escritor norteamericano Ernest Hemingway, gran amante de Cuba y del daiquiri, degustando su bebida favorita. Por ejemplo tomando algo en Floridita que es el lugar más emblemático para paladear esta bebida. Es algo caro pero los cócteles están buenos.

Uno de los placeres que ofrece la Habana es pasear por sus calles y conocer sus gentes con su carácter y estilo de vida caribeño que se mantienen inalterables a pesar de las dificultades económicas que pasan a diario. Si quieres conocer una Habana distinta, menos turística, Centro Habana es el exponente de la auténtica vida local. Si por el contrario quieres recorrer lo que antaño fue el barrio más distinguido de la ciudad elige Miramar, cuyos ecos del pasado aún resuenan en las mansiones hoy ocupadas por embajadas, discotecas, restaurantes y hoteles.

Raúl Sánchez Pool
raulsanpool@yahoo.es

Me llamo Raúl Sánchez Pool y soy periodista. Cuando era un crío quise ser ingeniero geógrafo y pasaba las tardes enteras desplegando mapas. Ahora tengo la oportunidad de abrirlos contigo para seleccionar destinos y proponerte experiencias inolvidables. ¿Te animas?

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.